sábado, abril 28, 2012

Cada domingo



...
Cuando caiga la noche lo verás entrar  
como cada domingo aseado y puntual.  
La encontrará en la barra, como a un delfín varado  
que ha perdido su estrella, que un día expulsó el mar.  
Ella escucha y él, enamorado, desnuda sus miedos.  
Entre el ruido, benjamines de champán  
y otros delfines cobrando su rescate  
a náufragos perdidos  
sueña raptar a su amante.
...

Verso de Ismael Serrano  "Amores Imposibles"

jueves, abril 05, 2012

La Isla (vol. 1)

Hace tres semanas desde que regresé de mi viaje a la isla. El viaje, con ton de sorpresa y demás, vino bien acompañando de la presencia de la maja y de muchos otros más.

Llegamos la tarde de un Viernes, después de haber compartido unas 14 horas de vuelo y unas horitas de layover en el JFK. La alegría, contenida por mas de seis meses, se hacía esperar mientras se vislumbraban palmeras y mar. Llegué y toqué la puerta, para descubrir a la mayor de mis debilidades recibirme, ella, mi mástil, mi madre.

Al principio no creía sus ojos, ni me quiso dejar pasar adentro. Luego de esos segundos que parecieron eternos me recibió con un abrazo y una sonrisa colgada en su faz. Estaba feliz ella conmigo; estaba feliz yo con ella. Después vino H.B con una broma de las suyas a recibirme igual de contento, la historia del encuentro se empezaba a escribir.

Nos pusimos cómodas y nos preparamos a planear el viaje de algo menos de 7 días; una visita a Cabarete había sido marcada con antelación, un concierto del grandioso Maná, una playa y un mar, y unos recorridos familiares serian parte del plan. Todo se dio a la perfección, sin encuentros con aquellos seres desagradables que se han borrado de mi historia personal. Ver a mis seres queridos fue justo lo que necesitaba para armarme de valor y seguir este camino con destino difuso.

Las imágenes están colgadas en el blog de las fotos; que disfrute el que quiera de las bellezas del azul de mi isla y del verde de sus palmeras.

domingo, abril 01, 2012

Gloria

Uno mas de gloria para tí Gloria... Aún sigues aquí, perenne...