miércoles, febrero 24, 2010

Música, droga inverosímil


Sentarse a escribir nunca fue tan difícil. Tener unas letras al frente y algo mas de una hora para sacar todo al aire antes de que vuelva a ser presa de mi elección nunca resultó tan complicado. Pareciese una comedia trágica de esas que leíamos cuando los maestros nos obligaban en los días de colegio y niñez.

Quise devolver el tiempo, quise tatuarme en aquella calle en donde "Halal food" estaba escrito en luces parpadeantes, acordarme de mi padre y su terquedad, de canciones en inglés en un radio chueco, canciones empalagosas que me mantenían embelesada cual droga cualquiera. Recordé el escenario, recordé que, ciertamente esa droga era la que seguia manteniendo copos de felicidad en mi. Me levanté y abrí el refrigerador, tomé la mermelada de cranberries, algo de queso crema y, mientras el calor derretia el mismo, subi a todo volumen "Saldremos a la lluvia". Recordé que a veces es tan necesario esos cortos momentos de estar con uno mismo mientras la droga de la música nos ayuda a curar. Aun es difícil continuar el escrito aquel, sin embargo, siento que será mas ligera la carga.

"All that time she was silent still"

martes, febrero 23, 2010

Saving room

I've come to realize that I'm not as good as I thought in my english-writing-skills. I'm needing this in order to achieve things in a way I couldn't imagine before.

When the big "blue box" lets me out, I will let go so many ideas into paper. Hopefully that will happen soon. It turns out we all have a second good chance to start living.