miércoles, noviembre 05, 2008

Escuchando ((serie pedestal))



"Finding the world in the smallness of a grain of sand
And holding infinities in the palm of your hand"


Siempre he creido que el ser humano es renovable, auto-renovable, que uno (uno mismo) nació con la facultad increíble de buscar bienestar no importa el entorno en que se viva.

Nos sirven de respaldo nuestros sentidos, nuestras manos para agarrarnos, nuestros pies para seguir el camino y sostenernos, sostenernos. Nuestros lóbulos orbitarios para darnos cuenta de lo que nos rodea, quienes nos rodean, a veces un tanto confiado, un tanto crédulo. Luego quedamos dotados por un aire que se inserta en nuestro organismo a sobremanera, y saboreamos la brisa, para saber cuando es temporada de sueños y vidas por vivir, pero sobretodo escuchamos, las ninfas, los mundos perdidos, los sonidos de felicidad y de tristeza, escuchamos al sol salir, lo sentimos como chasquido mañanero agudo. Escuchamos las voces de nuestros ancestros, escuchamos los besos filiales que nos fueron regalados en la niñez.

Me colmo de los sonidos de aquellos encuentros que duran eternos en mi pensar, de los juegos con el abuelo, de los caramelos con sabor a menta y la peineta que despeinaba su cabellera blanca, de su pulso contra el mío fiel cada domingo, del sombrero que aún guardo colgado de la puerta de mi habitación.

Ayer, a cinco meses de su ausencia solo fisica, un sonido de musica, tambor y risas me llenaron el ser y recordé a Chago, recordé a un Santiago risueño y juguetón, a un gran hombre. A mi gran abuelo. Hoy, escuchando sigo los relatos de batallas ganadas y perdidas, un poco de Chago, un poco de Sting para refrescar el alma, un poco de todo un poco.

No hay comentarios: