domingo, septiembre 21, 2008

Permutación (serie Pedestal)


Han pasado ya tres meses, mas de tres meses en los que sigo dibujándote con mi dedos en tu blanca cabellera, en tu tez arrugada, en tu cara que tanto refleja a mi padre.

Siempre supe que merecías estar en un mejor sitio, lejos de tanto dolor, lejos de tantas penurias vividas, cerca, sí, bien cerca de mi adorada Emilia que titilante vigilaba cada noche posada en una estrella a que fueras por ella, a su encuentro.

Cada día me da con llorar tu vida, a veces lloro de felicidad porque sé que no hubo ni habrá jamás hombre tan devoto al trabajo como tú, hombre tan devoto al amor como tú, hombre tan grande como tú. Nunca pensé que escribiría frases alusivas a tí y en tu despedida, pero sé que el tiempo va dictando lo irremediable, lo previsible, lo real. Todos tenemos etapas que cumplir, y tiempos en qué cumplirlos. Tu los cumpliste todos, y nos dejaste el camino pavimentado para que sigamos construyéndolo con la conciencia postrada en tí.

Pensándote siempre, construyendo cada latido junto a las palabras que nos enseñaste y las acciones que generaste. Hoy me postro junto a tu memoria...

Chago, mi morada eterna.

1 comentario:

Troba dijo...

Hay ausencias
que te hablan de un mañana
que se tornan de todos los colores
que te ponen el mundo en la ventana
y de esperanza llenas los balcones.
(L.M.H)
besos, mi anonima amiga dominicana ...