domingo, agosto 17, 2008

Hasta que llegues

Recuerdo haber escrito esto en desesperanzadores momentos, recuerdo que me dije no volver a sentirme tan desdichada e infeliz, recuerdo que dije tantas cosas y que ahora vuelvo a repetir la misma escena. Hoy recuerdo que recordar es sentir los latidos mas fuertes que nunca, que la espera (de lo que sea/quien sea) siempre es intranquila, inquieta, exasperante. Prefiero seguir pegando los escritos en la pantalla, para hacer memoria de lo que el tiempo suele repetir en el pensar, hoy con esquemas distintos, ambientes desconocidos, seres cambiantes.

Hasta que llegues (tu)

Como un trapecio incapaz de rodar me siento ante esta orilla. Cuelgo incesante en un verano de canciones de brisa y olores a sandalo,

Me perfumo con tu olor.

Me empujan las estaciones con sus movimientos sinuosos

Un, dos, tres, vals de vientos de abril, me enloquece el sabor de sus palabras

Me exaspera la espera sin embargo por ti continuo el embargo de mi Corazon,

Hasta que llegues

Uno, dos, tres vienen a suplir tus manos y nada sucede

Hasta que llegue el instante justo en que llegues tu


Ahora empiezo a rodar

Hasta que llegues tu

Y ruedo …

Sigo rodando eternamente, mientras exista

Todo simplemente hasta que llegues tu



(Junio 2007)

1 comentario:

Miguel A. Rojas H. dijo...

Me emociona cuando dices:

"Un verano de canciones de brisa y olores a sandalo,

Me perfumo con tu olor.."

Nunca había leido esta poesía tan sutíl y hermosa.

Que bien....