miércoles, abril 16, 2008

Amigos vs. hermanos

Las cosas pasan por alguna razón que, evidente o no, la mayoría de las veces llegan de manera inesperada. El problema no queda entonces en la ocurrencia de las cosas, sino mas bien en porque ocurren en el momento en que pasan.

La noticia ha inundado todos los medios, todo el aire, todos los espacios recorridos por ese nombre y ese apellido. Era un domingo cualquiera, de tazas de café, de canciones de Sabina, de dibujos y autocad, de planificaciones de reuniones para asuntos de tesis. Marqué su número una sola vez, a las 10.30 aproximadamente no sin antes darme cuenta de una llamada perdida que pendía en el móvil con hora de 08.10 cuyo emisor era desconocido. Mi marcado fue vano, no hubo respuesta al timbrado así que continué haciendo trazos en la pantalla negra punteada hasta recibir alguna respuesta de parte suya.

A las 12.00 M, mientras engullía el primer pedazo de la comida que ahora bien no recuerdo el teléfono suena, lo tomo y escucho la voz de mi padrino José Enrique Báez. Me saluda y me pregunta que como estaba, respondo que bien y le digo que mi padre no se encuentra (casi siempre llama para preguntar por H.B). Tu estás bien, me dice, pero dentro de poco no lo estarás. Que pasó? que pasó? (por mi cerebro solo pasaban las imágenes de Chago, las manos ya empezaban a temblar). Acaba de morir luego de un accidente de auto el padre de tu compañera. Cual compañera? que accidente? de que me hablas?... Así empezó la tarde de este domingo 13, así empeze a sozollar sin entender bien que pasos daría a continuación y de que manera iba yo a hablarle a aquella persona que tanta cercanía compartía conmigo. Luego de algunas llamadas sin éxito tomé rumbo a la Plaza de la Salud, puesto que su madre también habia sufrido severas lesiones en el cuerpo. Allá llego a eso de la 13.40 hrs y me encuentro con el drama esperado, nos relatan todo lo ocurrido mientras tratamos de evadir el asunto de una manera sutil. Las palabras no brotan como deberían, esta vez las emociones son incontrolables y todo lo dicho se vuelve nada.

Todo el mundo está enterado, ya son las 16.00 hrs y mi padre viene camino de Cotuí impactado por la noticia. A esa hora Melissa va saliendo junto con nosotras para reencontrarnos luego en la Funeraria. En la funeraria, a eso de las 21.00 hrs llegamos mi familia y yo (H.B, Carmi y la madre) y luego de escuchar las palabras de un tal Leonel Fernández presidente de la República nos acercamos a la familia y damos nuestro mas sentido pésame. Habrían pasado ya por allí previo a nuestra llegada una buena parte de la Facultad de Arquitectura, casi todo el partido de la Liberación Dominicana y personajes como Sergio Vargas y Euri Cabral. No había palabras ya de parte de Melissa, no quedaban signos de fortaleza ni paz. Un embrollo de incertidumbre embargaba su rostro. Indescriptible momento, indescriptible.

En estas situaciones es cuando uno, comienza a darse cuenta que tan apegado se suele ser a los mártires callados que se encuentran esparcidos en nuestra sociedad. Me da con recordar todas las discusiones diarias que sostengo con H.B, todos los inconvenientes que marcan los espacios y, por supuesto, todas esas tantas veces que nos molestamos por nimiedades con nuestros mas cercanos. Se nos ha ido un ser extraordinario, se ha ido a destiempo, muy a destiempo de la vida de sus allegados. Sólo nos resta quedar intentando ser el mástil que sujete a la familia Cabrera Espejo, dar apoyo, estar presente.

Un soplo es la vida; un soplo fugaz de aire y luz, de alegrías y encrucijadas... vivirla en pos de servir a los demás, brindarla a la lucha es nuestro compromiso eterno, solo nos queda empezar a hacerlo.

"Descansa en paz, Quilvio Cabrera Mena"

1 comentario:

Trovadorhp dijo...

Que descanze en paz y que su recuerdo siempre viva ...
saludos sinceros, mi sentido pesame ...
pd. revise por favor su junk mail, quiza ya le llego una invitacion, no es spam, soy yo ...