martes, diciembre 26, 2006

El pueblo no tiene ideologías mija, que no las tiene.

En un do, re, mi, fa, sol, la si… (Do) me cantaba H.B la retahíla que traduce ínfimamente el sentir de los dominicanos cuando de seguimientos políticos se habla. Y me dice el don. Me dice. El pueblo que no cree en figuras, tuerce su hombro hacia otros campos menos difíciles de comprender. Se inmersan (muy empapadamente) en las religiones baratosas, en los “amenes”, “gloriases”, “dios te salve Maria, Juan, Pedrito” o mas bien en los deportes en los que no se necesita pensar mucho para comprender lo que va sucediendo. Los deportes que se valen de unos azules, amarillos, rojos y verdes para crear euforia en los tres costados de isla que nos circundan.

Es así, tristemente, como vemos entonces pisotear un José Martí no nuestro, un Maximiliano Gómez abatido de buscar-sin-encontrar almas que encaminar hacia un No dispar mundito que se pueda caminar a pies. Es así, angustiosamente cuando se ven banderolas decorar carros sin gomas ni puertas, esqueletos vivos que duermen en casas en donde te da la acostumbrada bienvenida una crucecita rosariada, un cuadro de un hombre con espinas, y, por supuesto, la susodicha bandera que una vez en el carro se desprende para iluminar los espacios del hogar con su frase memoriosa impregnada “El equipito”.

Claro, es mejor siempre así, un pueblo sin ideologías mas que llegar FINALMENTE al tan esperado paraíso con 21 juegos ganados, unos cerebros que siguen bailoteando al roncanroll de los idiotas, unas gentes que no saben quien/para quien gobierna quien gobierna. En fin, un pueblo dominicano que cada día más sucumbe en el llanto sórdido, transparente y chueco del no saber que seguir, ni mucho menos para que sirve seguir.
Y yo que no le quería creer a H.B...

No hay comentarios: