jueves, julio 20, 2006

El huevo del boulevard...
(nos caen huevos del cielo Sancho!!)


En el día de ayer, luego de pasar las mil y una NO PLANEADAS vicisitudes referidas a la Guasch, decido tomarme un sorbito de aire explanadiense arquitectural.

Charlo con Melissa sobre sus asuntos maritales/noviazgueros/parejaless, y luego recibo una llamada de la difunta Kania Díaz. Difunta es esta mujer, porque verle en territorio nacional más de 4 meses seguidos es un sortilegio, sortilegio que volvió a hacerse real ayer. Ayer me llamó porque quería juntarse conmigo y otra compa de esas que uno tiene y ve solo una vez por año. Luego de perderse para llegar a la Guasch (Universidad que todo buen dominicano ha pisado) me busca, tomamos rumbo a Le Monique con musiquita aromática en su jeep voladora.
Allí en casa de Mónica Hdez tuvimos que esperarle aproximadamente una hora y diez minutos, tiempo que pasamos compartiendo anécdotas bastante minuciosas de su madre cuyo nombre no recuerdo. Llegó ella, MonaHdez, con el compa Quique a compartir palabras y estupideces gratas de chicas de 20, 23 y 26 años , y luego de ver una cucaracha volando sobre la puerta de la casa, y luego de verle morir zapateada por mocasines marrones, y pasado los nervios que me producen esas susodichas cosas voladoras, y después de todo esto, partimos hacia lo que mi madre suele llamar "mi hogar" mil años luz de distancia de casa de MonaHdez.
Estilo Relámpago Hdez pasamos por la Independencia, tomamos la W.Churchill, luego la 27, después los pasos a desnivel que comunican luego con el puente Juan Bosch y llegado al otro lao', en el momento justo de ingresar debajo del boulevard de las Américas hace impacto un artefacto que viene del cielo contra el vidrio del jeep de Kania. Kania pisa el acelerador, y de igual manera yo acelero el ritmo del corazón este. Empezamos las dos a tartamudear mientras volamos por la carretera. Llegadas a un lugar que parecía seguro, me cercioro de que mi madre sepa que estoy viva al mismo tiempo que ella le comunica a su padre que el vidrio está colapsando por el artefacto que ha caído del más allá.
En mi casa ya, jom an drai, observamos lo que quedó manchado en el vidrio delantero y en la ventana izquierda, y acabados los nervios nos damos cuenta de que fue nada mas simple cosa que un huevo de gallina, cáscara blanca queda pegada del parabrisas, olor desagradable en el retrovisor...
Dios nos mandó un huevo y no la gallina, dios nos tiró un huevo para simular tortilla, la tortilla volteada causante de miedos y agonías en la madrugada de un jueves de recordar...
Nos caen huevos del cielo!!! huevos de dios, !ups!

1 comentario:

Marcos dijo...

jajajaja esta me dio risa.....mmm...me ahuyentaste el sueño que me cause mi clsases de Finanzas :p...mmm... y no se si te interese la doble s en parejaless.... I bet it was on purpose ;)